Revelado desatendido.

Hoy vamos a trabajar con una forma diferente de revelar. Utilizaremos los mismos químicos que hemos estado usando hasta ahora y el mismo material, pero el proceso será diferente. Hoy vamos a hacer un revelado desatendido.

El revelado desatendido nos permitirá explotar al máximo la latitud de la película.

Tal vez ahora te estás preguntando qué es la latitud de la película, verdad? En el mundo de la fotografía digital, vendría a ser lo que se llama el «rango dinámico». Te suena más? ¿no? No pasa nada, yo te lo explico.

Podríamos decir que la latitud de la película es la diferencia entre la cantidad máxima de luz que tolera antes de sobreexponerse y la mínima cantidad de luz antes de quedar un negro sin textura, o subexponerse. Así que en cuanto mayor sea la latitud, mejor podremos fotografiar zonas con grandes diferencias de luz, quedando además correctamente expuesta la película.


Un ejemplo, estás fotografiando en el interior, pero hay ventanas con luz directa. El sujeto de tu fotografía, está mitad en la sombra, y mitad en la luz del sol exterior. Te interesa que nada quede quemado, ni nada quede negro. Es aquí dónde importa la latitud de la película, y cuánto te puede interesar maximizarla todo lo posible. En estos caso, una película como la Ilford FP4Plus 125 que ya conoces, será realmente de gran ayuda. Y si además, la revelas con este método, el resultado va a ser increíble.

Vamos a entrar en materia, pero antes un poco más de teoría y ya pasamos a la práctica. En este método de revelado haremos un revelado muy diluido, en el que no vamos a agitar casi el tanque de revelado, y además va a ser un revelado muy largo. Si bien hasta ahora hemos estado entre 10 y 20 minutos, en este caso vamos a estar una hora.

¿Qué conseguimos con esta combinación de poca agitación y un revelador muy diluido? Lo que conseguimos es que en las zonas de altas luces, el revelador diluido se agote y no siga revelando, y en las zonas más oscuras, se siga revelando.

En otras palabras, en la práctica revelamos menos las zonas muy claras de la imagen, y más las zonas mas oscuras. Disminuimos el contraste, y por tanto ganamos latitud. ¿Interesante verdad?

Pues pasemos a la práctica:

Primero, tiempo y temperatura. Revelaremos a 20 grados, y el tiempo será una hora, en el valor nominal de la película. Es decir, en el caso de una FP4 125 disparada a 125 ASA, una hora. Para una Ilford HP5 400, disparada a 400 ASA, una hora también. Sobre hacer forzados con este método lo dejaremos para más adelante.

La dilución, haremos una dilución de 1+100, si 1 ml de revelador, por cada 100 ml de agua. Como ya he avisado, es muy diluido.

Si nos vamos a digitaltruth y hacemos el cálculo ( en este caso es bastante fácil), para 500ml:

O para 300 ml:

Como puedes ver, con una botella de revelador puedes revelar una gran cantidad de carretes. Por lo tanto, una de las ventajas añadidas al revelado desatendido es que es realmente económico.

Ya tenemos el revelador diluido y a temperatura, la película en el tanque de revelado, ahora toca el revelado. Como será un revelado que durará una hora, si la temperatura ambiente es muy diferente a los 20 grados, te aconsejo que prepares una cubeta con agua a 20 grados. Cuando empecemos el revelado, pondremos el tanque de revelado en la cubeta, y a la media hora, añadiremos agua fría o caliente si la temperatura del agua de la cubeta ha cambiado.

Qué pasos vamos a seguir:

0:00 Pon un temporizador a 30 minutos.
0:00 Introduce el revelador en el tanque.
0:05 Agitamos suavemente durante un minuto, y el golpecito en el tanque
1:05 Arrancamos Netflix, youtube, coges el libro, lo que quieras…
30:00 Agitamos durante 5 segundos suavemente y golpecito.
30:05 Seguimos con Netflix
60:00 Se termina el revelado. Sacamos el revelador del tanque.
60:05 Seguimos con el procedimiento completamente normal del baño de paro, fijado y lavado de la película. Si no te acuerdas muy bien, puedes mirar nuestro primer revelado.

Pues ya lo tenemos, tu primer revelado desatendido. Estoy seguro que estarás encantado con el resultado.

Vamos a resumir las ventajas e inconvenientes para que puedas decidir cuándo te conviene más este proceso o el revelado estándar con este u otro revelador:

Ventajas:

– Es muy económico, el rodinal no es caro, pero además casi no gastas revelador.
– Controlamos las situaciones con mucho contraste, para obtener mejores grises en zonas de altas luces o oscuras.
– En un mismo revelado, podemos revelar carretes diferentes a su velocidad nominal. Si tu tanque admite dos carretes de 135, y uno es por ejemplo un Kodak T-Max ASA 100, y el otro un HP5 a ASA 400, los puedes revelar juntos.
Desventajas:
– Poco control del grano. Si te interesa obtener un revelado de grano fino, este proceso no es para ti.
– Las imágenes quedan muy planas. Si has fotografiado en un día nuboso, en el que no hay contraste, este proceso te aplanará aún más la imagen. Yo no lo usaría en este caso.

Lo cierto es que estoy muy contento con el resultado que he obtenido con mis revelados desatendidos. Así que no dudo en usarlo, si voy justo de tiempo, o ese día me da pereza estar agitando el revelador. También lo he usado para revelar películas diferentes en un mismo revelado. Algo para lo que lo encuentro especialmente práctico.

Terminamos como siempre con unas muestras. En este caso tenemos dos carretes con ASA diferente revelados juntos, concretamente un Ilford FP4 125 Plus y un HP5 400 . Las imágenes escogidas han sido realizadas todas con alto contraste. Situaciones de luz muy intensa con grandes sombras, para que podáis ver el resultado.